Purabiblia.com
Publicado septiembre 18, 2020

Pepitas de Oro del Libro de Lucas

El evangelio de Lucas está dirigido al "excelente Teófilo" (Lucas 1:3). Hay varias teorías sobre a quién se dirige aquí. Teófilo es un nombre común y un título honorífico entre los eruditos (académicos) romanos y judíos de la época.

Forma latinizada del nombre griego Θεοφιλος (Theophilos) que significa "amigo de dios", derivado de θεος (theos) que significa "dios" y φιλος (philos) que significa "amigo".

Se ha sugerido que Teófilo, como se usa al comienzo del libro de Lucas y en el libro de Hechos, no es para nombrar a una persona específica, sino para dirigirse a cualquiera que ame a Dios. En otras palabras, si amas a Dios o eres un amigo de Dios, este libro es para ti.

A través del Evangelio de Lucas vemos cómo Jesús destacó a varias mujeres que encajan en esta descripción de amiga de Dios y que sirven como ejemplos de lo que significa seguir a Jesús. Aquí estudiaremos a tres de ellas.

Cuando Jesús fue invitado a cenar en la casa de Simón el fariseo, lo siguió una mujer (de esa ciudad) conocida como “una mujer pecadora”.

Lucas 7:36-41 NVI

"Uno de los fariseos invitó a Jesús a comer, así que fue a la casa del fariseo y se sentó a la mesa. 37 Ahora bien, vivía en aquel pueblo una mujer que tenía fama de pecadora. Cuando ella se enteró de que Jesús estaba comiendo en casa del fariseo, se presentó con un frasco de alabastro lleno de perfume. 38 Llorando, se arrojó a los pies de Jesús, de manera que se los bañaba en lágrimas. Luego se los secó con los cabellos; también se los besaba y se los ungía con el perfume. 39 Al ver esto, el fariseo que lo había invitado dijo para sí: «Si este hombre fuera profeta, sabría quién es la que lo está tocando, y qué clase de mujer es: una pecadora». 40 Entonces Jesús le dijo a manera de respuesta: —Simón, tengo algo que decirte. —Dime, Maestro —respondió. 41 —Dos hombres le debían dinero a cierto prestamista. Uno le debía quinientas monedas de plata,  y el otro cincuenta".

Lucas 7:42-50

42 Como no tenían con qué pagarle, les perdonó la deuda a los dos. Ahora bien, ¿cuál de los dos lo amará más?

43—Supongo que aquel a quien más le perdonó —contestó Simón. —Has juzgado bien —le dijo Jesús. 44 Luego se volvió hacia la mujer y le dijo a Simón:

—¿Ves a esta mujer? Cuando entré en tu casa, no me diste agua para los pies, pero ella me ha bañado los pies en lágrimas y me los ha secado con sus cabellos. 45 Tú no me besaste, pero ella, desde que entré, no ha dejado de besarme los pies. 46 Tú no me ungiste la cabeza con aceite, pero ella me ungió los pies con perfume. 47 Por esto te digo: si ella ha amado mucho, es que sus muchos pecados le han sido perdonados. Pero a quien poco se le perdona, poco ama.

48 Entonces le dijo Jesús a ella: —Tus pecados quedan perdonados. 49 Los otros invitados comenzaron a decir entre sí: «¿Quién es este, que hasta perdona pecados?» 50 —Tu fe te ha salvado —le dijo Jesús a la mujer—; vete en paz.

Todos podemos aprender algo sobre juzgar de este relato. ¿Seguimos a menudo el camino del líder religioso? ¿Creemos que deberíamos mirar a nuestro alrededor juzgando a los demás? El fariseo estaba teniendo estos pensamientos, el versículo 39 dice que lo decía para sí mismo.

En este relato sintieron que tenían una buena perspectiva y una comprensión total. Juzgaron a la mujer. Una mujer pecadora. ¿No hacemos eso? ¿Nos juzgamos unos a otros? ¿Esa amiga no es muy disciplinada? ¿Esa otra la conozco bien y no es muy buena para criar a sus hijos? ¿O no tan cariñoso? ¿O a de ser malo? Esa otra es _____. Sabes que es fácil llenar esos espacios en blanco. Es demasiado fácil.

Realmente luchemos por no ser tan rápidos en mirar con desprecio a los líderes religiosos o fariseos por hacer cosas que parecen ser casi naturales para nosotros, pero en cambio, cuando la Biblia trae estos ejemplos, tómelo como una advertencia y realmente examinemos nuestros corazones para ver que no nos estemos volviendo duros de corazón y sin compasión. Parece sutil, pero no sólo juzgaron a la mujer, sino que también juzgaron a Jesús en el versículo 39 al decir “...si fuera profeta, sabría...”.

Esta mujer debió de haber causado un gran revuelo entre los distinguidos líderes religiosos que estaban reclinados alrededor de Jesús cuando ella comenzó a derramar perfume... imagina la escena mientras continuaba lavando los pies de Jesús con sus lágrimas y cabello, y besandolos una y otra vez.

Para Dios y Jesús lo que vieron fue muy diferente de lo que vieron los líderes religiosos ... los líderes religiosos deben haber visto algo escandaloso. Dios y Jesús vieron como dice en el versículo: 47 gran amor mostrado.

¿Cómo es tu perspectiva? Cuando ves situaciones, ¿Estás saltando rápidamente al peor de los casos? ¿Buscando el drama? ¿El escándalo? ¿Agitas a otros en esa dirección o eres la voz de la paz? ¿Estás calmando ante las situaciones? ¿Estás buscando resaltar a Dios y a Jesús? ¿Está tu corazón en paz?

Jesús no solo le permitió continuar, sino que la defendió y también la señaló como un ejemplo para los hombres. Solo la conocían como una mujer pecadora, pero lo que Jesús vio fue un corazón que anhelaba mostrar su amor, incluso dispuesto a soportar la humillación para demostrarlo. Nunca se nos dice su nombre, pero sus acciones la identifican como alguien que ama a Dios.

Desde aquí, Jesús va de pueblo en pueblo y no pasó mucho tiempo antes de que Lucas compartiera el relato de otra mujer con Jesús.

Cuando Jesús se abría paso entre la multitud, una mujer se le acercó.

Lucas 8:43–48 

Jesús se puso en camino y las multitudes lo apretujaban. 43 Había entre la gente una mujer que hacía doce años que padecía de hemorragias, sin que nadie pudiera sanarla. 44 Ella se le acercó por detrás y le tocó el borde del manto, y al instante cesó su hemorragia.

45 —¿Quién me ha tocado? —preguntó Jesús. Como todos negaban haberlo tocado, Pedro le dijo: —Maestro, son multitudes las que te aprietan y te oprimen. 46 —No, alguien me ha tocado —replicó Jesús—; yo sé que de mí ha salido poder.

47 La mujer, al ver que no podía pasar inadvertida, se acercó temblando y se arrojó a sus pies. En presencia de toda la gente, contó por qué lo había tocado y cómo había sido sanada al instante. 48 —Hija, tu fe te ha sanado —le dijo Jesús—. Vete en paz.

Imagina esta escena. Imagínese lo que esta mujer podría haber estado pensando antes de tocar a Jesús podría significar sanación para ella, ya que ella podría haberlo visto sanar a la gente o haber escuchado que él lo hacía, pero cualquier persona a la que ella tocara sería considerada contaminada porque la enfermedad que ella tenía la había hecho a ella y a cualquiera que tocara impuro.

Debido a su sangrado, la mujer habría sido considerada continuamente en la ley judía como una niddah o una mujer que menstrua o sangre proveniente del útero y, por lo tanto, ceremonialmente impura. Para ser considerado limpio, el flujo de sangre debería detenerse durante al menos 7 días. Debido a la hemorragia constante, esta mujer vivía en un estado continuo de impureza, lo que habría significado que no podía tener ningún contacto físico con nadie, lo que le provocó un aislamiento social y religioso (puede leer más sobre esto en el Libro de Levítico). Las reglas aplicaban durante el sangrado y unos días después.

Me imagino que en su caso después de 12 años probablemente anhelaba cosas que damos por sentado como un abrazo o un beso o conexiones emocionales profundas y espirituales con la gente.

En el versículo 47, vemos que la mujer trató de permanecer escondida entre la multitud, pero Jesús la sintió. Él sintió lo que podríamos pensar que era su toque al principio, pero luego vemos que lo que Jesús sintió fue su fe y la buscó entre la multitud. En lugar de reprenderla, en el versículo 48, respondió: “Hija, tu fe te ha sanado; vete en paz". Durante doce años, la gente reconoció a esta mujer como alguien a quien debían evitar. Pero Jesús no tenía miedo de estar cerca de ella, ni de llamarla su “hija” delante de todos.

En el caso de esta mujer, cuando entró en contacto con Jesús, encontró mucho más de lo que estaba buscando. ¿Sigue siendo cierto esto en su relación con Dios? ¿Seguimos buscándolo? ¿Deseas conectarte con él? ¿Esperando el momento en que podamos hablar con Él y escucharlo? ¿Orar para leer sus palabras? ¿O te has olvidado de tu sanidad y ahora ya no lo necesitas? ¿Anhelas más la atención de otra persona que la voz de Dios no es más que un susurro o incluso un recuerdo de hace mucho tiempo o estás demasiado ocupado(a) para escuchar? Deje que el relato de esta mujer le ayude a reavivar su amor y pasión por Dios.

Pasemos ahora a Lucas 20, vemos que Jesús estaba enseñando a la gente en los patios del templo y los fariseos y maestros de la ley seguían apareciendo tratando de tenderle una trampa o atraparlo haciendo algo mal. Incluso enviaron espías fingiendo ser sinceros con la esperanza de sorprenderlo diciendo algo malo. ¿Imagina vivir así? Incluso Jesús solo tuvo que hacer eso por un corto tiempo, pero debe haber sido agotador incluso durante el tiempo que tuvo que hacerlo.

Recordemos que los versículos y capítulos de la Biblia están ahí para facilitar nuestra lectura y seguimiento, pero no estaban allí originalmente, por lo que los capítulos 20 y 21 no están separados sino que son una continuación.

Por eso, estando Jesús todavía en el templo, aparece una mujer y él señala su ejemplo.

Lucas 20:45-21:4

Mientras todo el pueblo lo escuchaba, Jesús les dijo a sus discípulos:

46 —Cuídense de los maestros de la ley. Les gusta pasearse con ropas ostentosas y les encanta que los saluden en las plazas, y ocupar el primer puesto en las sinagogas y los lugares de honor en los banquetes. 47 Devoran los bienes de las viudas y a la vez hacen largas plegarias para impresionar a los demás. Estos recibirán peor castigo. -- 1 Jesús se detuvo a observar y vio a los ricos que echaban sus ofrendas en las alcancías del templo. 2 También vio a una viuda pobre que echaba dos moneditas de poco valor. 3 —Les aseguro —dijo— que esta viuda pobre ha echado más que todos los demás. 4 Todos ellos dieron sus ofrendas de lo que les sobraba; pero ella, de su pobreza, echó todo lo que tenía para su sustento.”

Nuevamente aquí en Lucas 20: 45-47 vemos una advertencia que debemos tomar en serio. Una advertencia contra convertirse en alguien que quiere que la gente los vea como sabios o maestros de la ley o que la gente sea colocada en un pedestal pero no este añorando tener un corazón que agrade a Dios… serán castigados con la mayor severidad.

Lucas 21 contrasta a los ricos que depositaban grandes sumas en el tesoro con esta mujer que solo podía dar dos pequeñas monedas de cobre. Como pobre viuda, la gente probablemente asumió que no tenía nada que ofrecer. Pero Jesús la reconoció como alguien que dio más que nadie. Qué refrescante es ver un ejemplo de cuando la gente está atacando para estar cerca de alguien que tiene el corazón para hacer la voluntad de Dios. Podemos ser un refugio el uno para el otro. No dejemos que nada nos impida aprovechar esta oportunidad.

¿Cómo reconocer discípulos de Jesús o amigos de Dios? ¿Es por sus años de existencia? ¿Su autoridad? ¿Su entrenamiento? !NO! Según Juan 13:35, los discípulos de Jesús se distinguen por su amor. El amor es la característica más distintiva de un discípulo. A través de nuestro estudio sobre estas mujeres, hemos visto tres formas muy prácticas de mostrar amor.

Primero vimos en Lucas 7 la necesidad de elegir el amor sobre el juicio. Segundo, vimos a una mujer que sangraba y podemos ver la necesidad de buscar a aquellas personas que anhelan a Dios. En nuestras salidas, en nuestras oraciones, aun en nuestras propias familias (buscar mirar afuera más que a nosotros mismos). Por último, nos dirigimos a Lucas 21 donde vemos que necesitamos encontrar la manera de ser un refugio para los demás.

Oremos por imitar sus corazones y acciones en nuestro día a día y poder así ser “pepitas de oro” en la vida de muchos a nuestro alrededor.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

PuraBiblia.com fue creado con la finalidad de reunir recursos bíblicos en español de manera que todos tengamos la oportunidad de estudiar la Biblia, la palabra de Dios, de la manera más eficaz posible. Ayúdanos a seguir creciendo nuestra lista de recursos recomendando tu sitio favorito.
Purabiblia.com
PuraBiblia.com es diseñado y mantenido por GDN Web Media
Copyright © 2020, Privacidad
linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram